lunes, 10 de junio de 2013

¿Cómo utilizamos las tabletas? ¿Qué nos aportan? (investigación DIM-EDU 2013)

Presentamos AQUÍ  los resultados finales de la METAINVESTIGACIÓN DIM-EDU sobre el uso de las tabletas digitales en Educación, en la que han participado 19 centros de infantil, primaria, secundaria y educación especial.

Agradecemos la colaboración desinteresada de profesores y centros, que nos han permitido saber sobre:
  •  Las mejores actividades de aprendizaje que se pueden hacer en los diversos cursos y asignaturas con las tabletas
  • ¿Cuáles son sus principales aportaciones? 
  • ¿Qué problemáticas pueden presentarse?
  • ¿Se mejoran los aprendizajes de los estudiantes?
El próximo curso continuaremos la investigación VER AQUÍ. Si algún centro quiere participar en la nueva investigación, puede dejar sus datos en este cuestionarioGracias.

NOTA DE PRENSA

¿Cómo hemos logrado que los alumnos aprendan más utilizando las tabletas digitales?

Utilizando las tabletas digitales para realizar actividades de aprendizaje idóneas, logramos mejorar los aprendizajes de los estudiantes, especialmente en aspectos como la comprensión de los temas, las competencias digitales, la creatividad, el aprendizaje autónomo y la motivación. Esta es la afirmación del 87% de los profesores que durante el curso 2012-13 han participado una metainvestigación sobre el uso educativo de las tabletas digitales dirigida por el Dr. Pere Marquès (director del grupo de investigación “Didáctica, Innovación, Multimedia”, vinculado a la UAB) con el objetivo de identificar las mejores actividades de aprendizaje con tabletas y las ventajas y problemáticas asociadas a su uso.
Durante el curso 2012-2013, más de 2.000 alumnos y 150 profesores de infantil, primaria, secundaria y educación especial han utilizado en las clases las tabletas digitales (iPad o Android, según los casos) . La mitad de los centros las han utilizado más del 30% del tiempo semanal de clase. En general son centros con buena conexión a Internet y que cuentan con pizarras digitales en casi todas sus aulas. El 45% de las tabletas eran propiedad de los alumnos y en un 73% de los casos, los estudiantes también trabajaron con la tableta en casa.
Las actividades más habituales han sido: buscar información en Internet (enciclopedias, prensa, entornos 2.0), ver y escuchar audiovisuales (música, animaciones, vídeos), tomar fotos/vídeos y grabar audio, usar apps ofimáticas (edición de textos, presentaciones multimedia, hojas  cálculo), comunicarse con los compañeros y el profesor (mensajes, e-mail, redes), buscar en Internet recursos sobre la lección y mostrarlos en la pizarra digital, estudiar y realizar ejercicios con apps educativas y otros recursos accesibles con los navegadores, tomar notas y apuntes (voz, texto), hacer dibujos, compartir información y archivos…
Los inconvenientes han sido pocos. Destacamos que más del 90% del profesorado manifiesta que necesita más tiempo para preparar las clases, especialmente para buscar y crear recursos para alumnos.  Por el contrario, las ventajas son muchas: acceso a múltiples fuentes de información en Internet, portabilidad de la tableta, multifuncionalidad (facilita recursos para variadas actividades de aprendizaje), invitan a aplicar metodologías centradas en el estudiante y su autonomía, facilitan el tratamiento de la diversidad de alumnos (personalización, actividades de refuerzo), difunden las competencias digitales en los entornos familiares, uso de entornos colaborativos y para compartir
Y finalmente lo más importante, su impacto en los aprendizajes de los estudiantes es importante. Más del 90% de los profesores manifiesta que se facilita aprendizaje autónomo (ya que la tableta y proporciona interacción y herramientas), hay un alto desarrollo de las competencias digitales de los estudiantes, se mejora la comprensión (con imágenes, simulaciones, vídeo), se favorece la creatividad (permite ampliar/organizar información, discutir ideas) y se logra una alta motivación e implicación del alumnado.
No obstante, aunque el 87% de los profesores afirman que contribuye a mejorar los aprendizajes de los alumnos en general, son menos del 60% los que consideran que también mejoran sus rendimientos académicos.
Así, una vez más comprobamos que pese a las notables mejoras observadas por los profesores en el aprendizaje de los alumnos al utilizar adecuadamente la tecnología… su impacto en la mejora de las notas de los estudiantes es mucho menor. ¿Por qué ocurre esto?
Consideramos que el marco curricular y en especial el sistema de evaluación tradicional impiden  que puedan manifestarse muchos de los aprendizajes realizados por los estudiantes. Por ello, para lograr una efectiva mejora en los rendimientos académicos instamos a aplicar el CURRÍCULUM BIMODAL, que está demostrando en las investigaciones recientes <http://peremarques.net/telefonica/> que facilita que las mejoras en los aprendizajes de los estudiantes se traduzcan en mejoras significativas de sus calificaciones académicas.
Dr. Pere Marquès – http://peremarques.net
Director del Grupo DIM